"Ongi Etorri"...... El Centro Vasco de General Las Heras les da la Bienvenida...!!!

miércoles, 28 de noviembre de 2012

75 Años Después: Gernika, El Arbol y Sus Retoños

César Arrondo, historiador y profesor de la Universidad Nacional de La Plata (Buenos Aires, Argentina) nos lleva a la reflexión al cumplirse 75 años del bombardeo nazi a Gernika. Los actuales trabajos en pos de lograr la Paz en la Nación Vasca llevados adelantes por siudadanos y políticos de Euskal Herria y los integrantes de la Diáspora toda. Entendiendo la Paz como el logro del reconocimientos de todos los derechos y libertades de la esta Nación:
Se cumplen 75 años del bombardeo de la aviación  alemana nazi  sobre Gernika. Fue un día lunes,  cuando se reúne la gente en la feria para desarrollar la comercialización de los productos. En tal sentido, cuando la mayoría de los habitantes de Gernika y sus alrededores se encontraban en la Villa, se produce el genocidio, no quedando ninguna duda, que más allá de lo que representa Gernika y su roble para el pueblo vasco, el objetivo de la operación militar de la aviación alemana, fue  la población civil.

El 26 de abril, los vascos de todo el mundo cumplirán con todos los rituales para enaltecer la fecha, con el fin de perpetuar la memoria permanente del hecho histórico. En tal sentido,  también en la Diáspora vasca se realizarán innumerables demostraciones de recuerdo y  recogimiento, con mucho sentimiento, ante el luctuoso acontecimiento, del cual se cumplen 75 años. Cabe recordar que la tragedia ha sido negada sistemáticamente por el régimen franquista y sus sucesores y que fue  inmortalizada por el pintor Pablo Picasso, con su famoso cuadro “Gernika”, que simboliza para siempre, el horror que protagonizó la emergencia del franquismo.

Imagino que íntimamente, la mayoría de los vascos y sus descendientes, tienen muy en claro, que lo ocurrido el 26 de abril de 1937, fue el inicio del un plan sistemático del nacionalismo español, para minimizar étnica, cultural y políticamente las posibilidades de autodeterminación de la Nación Vasca.

Hoy sobrevuela el país vasco, una esperanza, la cual es acompañada por una inmensa mayoría sociológica, que quiere resolver el contencioso vasco y alcanzar la Paz definitiva.

En este sentido, ante el anuncio de poner fin a la violencia realizado por ETA, y demás pasos dados en esa dirección por partidos políticos abertzales, los cuales, piden la conformación de una mesa de diálogo, para resolver el conflicto político vasco, los Estados implicados en el mismo, sólo  responden con mayor represión,  el mantenimiento de las ilegalizaciones políticas, continuando además, con la dispersión de los presos vascos, sin realizar una mínima variación en la política penitenciaria, que posibilite al menos,  que los presos  que se encuentran  gravemente enfermos, puedan ser dejados en libertad.

Esta muy bien conmemorar y mantener la memoria histórica, pero además hay que vincular los hechos de una historia lineal, que ya lleva 75 años, donde los vascos han resistido el embate contra sus derechos históricos, entre ellos, a ejercer su derecho a decidir. Hay un pueblo, una Nación que renueva su  ilusión y sueña con vivir en democracia, libertad y paz.  

Resulta importante recordar, estos desgraciados hechos de la historia, porque solamente la memoria histórica, permite a un pueblo no cometer los mismos errores y diseñar un camino certero que lo conduzca hacia la Paz definitiva.

Este 75 aniversario, debe constituir un punto de inflexión, donde la acumulación de fuerzas soberanistas para lograr  la paz y la autodeterminación, sea la principal labor de cara al futuro. En tal sentido, los vascos sabemos que hay un Viejo Roble, tan generoso como el pueblo al que representa, como así también, que sus bellotas  han sido esparcidas por el mundo entero, y que han germinado sus retoños, y se encuentran representados en la Diáspora, en sus más de 180 casas vascas  y en cada uno de los vascos y vascas que día a día dan testimonio de la historia, del presente y el futuro de nuestra Nación.

Sería muy importante que todos juntos, como retoños del Viejo Roble, trabajamos por los objetivos supremos de nuestra Nación, sin protagonismos ni personalismos,  y de esta manera podremos obtener la fuerza necesaria para hacer realidad los sueños de autodeterminación y libertad, por los cuales lucharon en todos los tiempos nuestros antepasados, ofrendando sus vidas, sufriendo la cárcel y el exilio, con sólo propósito: ver algún día a su amada Euskal Herria, ejerciendo su derecho a decidir.


Prof. César Arrondo
Universidad Nacional de La Plata
Argentina

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa!