"Ongi Etorri"...... El Centro Vasco de General Las Heras les da la Bienvenida...!!!

miércoles, 8 de agosto de 2012

Estirpe Baska


Don Manuel Zamudio


Descendiente de un de las familias más tradicionales de General Las Heras, nació en la actual localidad de Morón (Bs. As.) el 1 de Enero de 1824. En aquél entonces dicha localidad formaba una unidad con la de La Matanza. Sus padres eran Eusebio Zamudio y Petrona Villamayor. Su padre, fue el fundador de la histórica estancia “La Recova” en el campo heredado de su padre Don Rafael Zamudio, la cual se encontraba frente a la actual parada Zamudio del Ferrocarril que une Merlo con Lobos.
Manuel era el mayor de nueve hijos. Cursó sus primeros estudios en la localidad que lo vio nacer. A la edad de 20 años y siguiendo el ejemplo de su señor padre, decidió instalarse en 25 de Mayo (Bs. As.), más precisamente en Norberto de la Riestra, donde pobló el establecimiento “Los Médanos”, propiedad de su padre, estando al frente del mismo por período de veinte años. Y puede considerarse cuantos esfuerzos no habrá tenido que desprender en una época en que el país se encontraba necesitado de cuantos adelantos llegaran más tarde en el tiempo. Faltando todos los medios de locomoción y apenas una que otra carreta que hacía un viaje cada diez o quince días. Así pues, las comunicaciones eran escasas. Estos constantes inconvenientes y otros obstáculos insuperables motivados por el “malón” que azotaba el país, incendiando, robando y destruyendo cuanto a su paso encontraba, allá por el año 1840 cuando Rosas dirigía los destinos del país, hicieron que este hombre tuviera que valerse de coraje y entregarse de lleno en esta empresa sin permitir que la adversidad lograra bajarle los brazos.
Por ende, fue para Don Manuel, un gran desafío  administrar esta estancia y hacerla productiva a los fines de la supervivencia de su familia. Pero arrostrando los mayores obstáculos plantó, o por mejor decir, dio vida con sus esfuerzos a la tierra que pobló de grandes montes, constituyendo hoy en día una de las bellezas más ricas de nuestras vastas campiñas.
En aquellos años, el precio internacional de la lana comenzó a experimentar un incremento. Esto llevo a que las vaquería fueran dando lugar a la cría de ovejas. De esta manera Manuel Zamudio incorporó a su establecimiento la cría ovina y consiguió con el correr de los años, adquirir una legua de campo más en Norberto de la Riestra.
Fallecido su señor padre, Don Manuel regresa a Las Heras en el año 1855. El campo original de la familia se dividió y Manuel recibió de él, 900 hectáreas. A partir de aquí, nuestro protagonista dividió su tiempo entre las dos propiedades.
En 1857, fundó “La Armonía” en el cuartel 5°, donde poco a poco fue realizando mejoras y construyendo galpones y baños para ovejas. Al primitivo paisaje de llanura, fue incorporando diversas variedades de árboles, arbustos y frutales.
El viaje desde Las Heras a La Riestra duraba dos días por caminos angostos y anegadizos. En 1870, contrajo matrimonio con Feliciana Villamayor, hija de Cipriano Villamayor y Josefa Zamudio.
“La Armonía”, gracias a la cría de ovejas y los alambrados, genero crecientes recursos, lo que permitió agregar a la primitiva casa de líneas simples y modestas de 1845, una vivienda de mayor importancia, construida en 1870 en honor a su esposa y en la cual vivió hasta el día de su muerte.
Hacia 1890 una gran inundación afectó la zona. El anegamiento de los campos, trajo aparejado consecuencias devastadoras, pereciendo las 6.000 ovejas finas del rodeo de “La Armonía”, arrastradas por el viento y la corriente del arroyo El Durazno, afluente del río Las Conchas. Aquella majada había sido criada con un gran esfuerzo y era el capital de trabajo con que contaba la estancia. Semejante pérdida obligó a Don Manuel a verse en la penosa situación de entregar su campo en arrendamiento.
Manuel no tuvo hijos, pero sí una descendiente carnal, María Amalia Zamudio y Villamayor, séptima hija de su hermano José María y de una hermana de Feliciana que falleció muy joven, dejando a su marido con seis hijos. Manuel y Feliciana criaron a su sobrina como hija directa y fue la única heredera.
Tras la muerte de Don Manuel en 1897, su mujer Feliciana quedó encargada de ambos campos siendo propiedad de su hija Amalia. Al no estar ambas preparadas para semejante responsabilidad, los campos se alquilaron definitivamente. “Los Médanos” pasaron a manos del Presidente de la República Hipólito Yrigoyen. Y “La Armonía”, luego de ser administrada por Pedro y Antonio Lanusse, fue alquilada por Enrique Fynn, para su emprendimiento Granja Blanca, quien se convirtiera en un pionero de la lechería Argentina. Hacia 1908 Fynn deja “La Armonía” y el campo es alquilado esta vez, a la familia Elizondo, quienes lo conservaron por varios años.
Manuel Zamudio, además de ser un ilustre ganadero, participó en política, llegando ser Juez de Paz en 1869, 1870, 1878 y 1879. Recibió en vida varias medallas que lo acreditan como uno de los inauguradores del Ferrocarril a La Plata y de otras varias líneas del Sur.


La Asociación de Amigos del Museo Esteban Semino, se dio el gusto en 2008 de dedicar el primer número de “Cuadernos de Mi Pago” a la Estancia La Armonía, en conmemoración del 150 Aniversario de su Fundación.


Centro Basko - Zazpirak Bat
General las Heras
Buenos Aires - Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa!